Hablar de Bad Bunny importa.

El día que confundí el intro de una canción de Nouvelle Vague con Callaita de Bad Bunny, supe que todo había cambiado. Culparé a las gaviotas en este caso. 

Yo ya llevaba varios días obsesionada con entender porqué Bad Bunny se había apoderado de mis pensamientos más profundos. Porqué dentro de mí, las canciones retumbaban fuerte, porqué sus canciones me movían los pensamientos y me caían como una piedra negra en el corazón.  

Captura de Pantalla 2020-04-18 a la(s) 1.41.07 p. m.

Me costó años abrirle la puerta. Como también me costó abrirle la puerta al reggaetón. O bueno admitir abiertamente que en mis momentos más íntimos yo cantaba y bailaba canciones paila; que yo, en el fondo, también era paila. 

Pasaron varias cosas antes de plantearme esto. Antes de perderme en la densidad del conejo malo.  Antes, mucho antes, vino J Balvin. Y antes de eso, todos los demás. Eran una cama de sudor y nalgas que me preparaban para lo que venía. 

Yo soy de esos Millenials que escuchaban Walking on a dream de Empire of the Sun ante el mundo y a las tres de la mañana iba hasta abajo con Lo que pasó, pasó. Que se daba besos con la Locura Automática.  

Captura de Pantalla 2020-04-18 a la(s) 1.30.55 p. m.

De esa generación bogotana, confundida y asustada, que hablaba de ser todo lo que no es. Y que sentía todo lo que no se podía contar. Fue difícil esconderse debajo de canciones que no nos llenaban, pero se veían bien.  

Como un tesoro que solo guardaba para mí, yo escuchaba Tranquila en el secreto de mis audífonos y me decía esto es. Y lo hacía con gran cautela. La intimidad es sucia. El lugar donde uno se retuerce desnudo con emociones saladas, agrias y profundas, en el vaivén de las cosas como son. Y nadie quiere las cosas como son…eso seguro.   

Captura de Pantalla 2020-04-18 a la(s) 1.47.15 p. m.

Pero yo vengo a hablar de Bad Bunny.

¡Pero qué difícil es hablarlo! Qué difícil hablar de este género, que nació al mismo tiempo que las primeras reglas, que vino como las primeras manchas de sangre en las faldas. Nosotras empezábamos a sangrar, las millenials latinas, y el mundo ya nos estaba cacheteando con Felina.  Ya éramos gasolineras, abusadoras y quemonas.  Ya éramos un montón de cosas antes de ser nosotras mismas. Corría sangre por los pasillos como un augurio de tiempos violentos y contradicciones para todas nosotras.  

El reggaetón es para muchas un arma de doble filo. La prueba irrefutable de nuestra incoherencia feminista. Un talón de Aquiles.  Lo que no vimos, y estamos aprendiendo a ver, es que crecimos con nuestro enemigo. Se iba a acostar con todas nosotras, íbamos a regalar besos bajo su beat.  Tengo un consuelo: el reggaetón es mío. Me pertenece desde siempre, peleamos cuerpo a cuerpo, hasta entendernos. Hasta mirarnos con respeto. Hasta hacernos reales. 

Creo que tengo la respuesta. Bad Bunny es la voz de un enemigo que se une a tus trincheras, es un vamos a jugar, cuando sabes que ya ganaste. Y es una amenaza, mi segunda amenaza, un vengo otra vez.  Y me río, porque solo quiero jugar, porque ya soy solo de mí.  

Captura de Pantalla 2020-04-18 a la(s) 1.26.36 p. m.

 Amo a las mujeres latinas, yo me amo. Hemos cultivado la contradicción y eso bueno. Sin contradicción nada cambia. Hemos alimentado la adicción al sexo y el sexo es vida. Hemos crecido divinas, millenials y complejas.  

Y yo, en efecto, perreo sola. 

Captura de Pantalla 2020-04-18 a la(s) 1.54.32 p. m.

Hablar de Bad Bunny importa porque la contradicción sigue aquí. Ser mujer, ser latina sigue siendo complejo. ¿Bad Bunny diciendo que perrea sola? ¿Qué está pasando aquí? 

Veo una segunda batalla entre nosotras y el reggaetón. Una pelea para estos tiempos: ¿Por qué el reggaetón nos sigue diciendo lo tenemos que hacer? 

Ahí se las dejo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: